Inicio > Noticias > 06/10/2012
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • El espíritu de propiedad es el que nos pierde, y el que hace los santos es el de desprendimiento.
Madre María de Jesús

Calendar
<< Agosto 2018 >>
DomLunMarMieJueVieSab
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
LA HERMANA PILAR, TESTIMONIO DE AMOR
 
06/10/2012

LA HERMANA PILAR, TESTIMONIO DE AMOR

BAJAR DOCUMENTO EN WORD

 

El día 9 de mayo la Hermana Pilar Etxezarreta —religiosa de María Reparadora— de muchos conocida, ha sido destinada a la comunidad enfermería de Pamplona.

Después de ser operada, dada su debilidad y debido a los cuidados que necesitaba, fue trasladada ya que esa comunidad de Pamplona está equipada y dedicada a la atención de las hermanas enfermas.

Ni que decir tiene lo que le ha costado y le cuesta dejar esta comunidad y este barrio tan querido para ella.

Pilar había llegado aquí en el año 1976, tenía entonces 54 años. En aquel momento había necesidad de ayuda en la ikastola situada en los locales parroquiales de San Adrián y el entonces párroco Joseba Atxa la orientó a trabajar en ella, ya que al saber euskera iba a hacer un buen servicio. Pero no solo por la lengua, sino por su manera de ser tan cariñosa, alegre y entusiasta hizo un gran papel. Primero acompañando a los niños en el autobús; más adelante, también en los recreos y durante las comidas y después, cuando la ikastola se trasladó a la calle Martín Barua, ayudando también a Conchi en la cocina. Somos testigos de cómo la recuerdan y la quieren aquellos niños, hoy ya mayores, que actualmente la saludaban y abrazaban cuando se encontraban con ella en cualquier lugar

 

 

Dio catequesis a los niños de primero en la parroquia y colaboró con vivo interés en las misas en euskera.

Hizo durante casi todo el tiempo la comida a las hermanas de la comunidad, como ella decía, "contenta para que vosotras podáis trabajar en otras cosas". Era y sigue siendo una persona positiva, bondadosa y detallista en comunidad y acogedora y generosa con todas las personas que venían a casa. Atendía y mantenía con flores la terraza de la casa religiosa. Estaba siempre al día y se interesaba por todos los acontecimientos y celebraciones del barrio o la parroquia.

Siempre recordaremos y agradeceremos el testimonio de amor y entrega que como religiosa y como persona nos ha dejado viviendo durante 36 años entre nosotras.

El día 2 de junio ha cumplido 90 años.

¡Felicidades, Pilar, te queremos!