Inicio > Noticias > 08/05/2014
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • Diseminadas por distintas regiones, es preciso que estéis unidas por a caridad, y que sin haberos visto nunca os una el amor fraterno. (SC 304)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Febrero 2018 >>
DomLunMarMieJueVieSab
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28      
Encuentro de Economía 2do, 3er y 4to día
 
08/05/2014

Desde el inicio de la jornada del segundo día, retomamos  las presentaciones de cada región en grupos por lenguas: pudimos recoger  3 aspectos importantes a mantener, 3 desafíos, 3 temores y 3 sugerencias. Este compartir tanto por grupos como después en plenario fue muy rico pues se remarcaron muchas coincidencias que iban confirmando el camino, en relación a trabajar en la reorganización del economato.

Este día la H. Daphne, nos ayudó con las dinámicas que traía preparadas, a darnos cuenta de forma profunda, cómo el deseo de HACER ALGO NUEVO, va a implicar actitudes profundas de confianza, caminar sin mirar atras, deconstruir para construir un camino hecho juntas... (Abajo dejo uno de los textos: En el Borde) todo esto nos preparó para definir en los grupos aspectos concretos que ya podemos empezar a poner en marcha desde las luces que vamos rebiendo. Luego de la puesta en común de este trabajo de grupo se hizo una síntesis que quedaría como material de apoyo para el nivel general.

El Tercer y cuarto día, trabajamos de manera intensa con los expertos que nos apoyan en todo el economato. Ellos traían preparado un interesante material con el que nos fueron ayudando a profundizar términos, conceptos, aunque básicos, super importantes para intentar entender mejor, la situación económica del mundo y de nuestra congregación inserta en este mundo. Este conocimiento  lo anhelabamos mucho y fue una petición explícita en el Capítulo General. Agradecemos mucho al nivel general que se ha esmerado en proporcionarnos esta formación desde gente muy competente y sencilla, a la vez que muy identificadas con nuestra vida y misión reparadora.

El diálogo entre nosotras fue muy bueno desde este taller formativo e informativo de términos, conceptos y expresiones finacieras. Además pudimos compartir a nivel de nuestras realidades locales, dándonos mucha luz unas a otras.

Hemos terminado el encuentro con una linda oración en torno al símbolo central del encuentro, pudimos expresar cómo hemos venido al encuentro y cómo nos vamos. Ha sido una experiencia consoladora pues habíamos  venido con muchos deseos de participar, comprender mejor el momento de la congregación y nos vamos con mucha esperanza, gratitud, sentido de pertenencia más arraigado, confianza entre nosotras, disposición apertura para seguir y continuar el camino...

Los días han sido intensos en el trabajo pero a la vez muy gratuitos entre todas. Hoy todas hemos dejado la hermosa casa de los Pasionitas y unas ya empezaron a volver a casa...

Gracias Señor por hacer posible que los gérmenes de vida que se han plantado en el Capítulo General empiecena desarrollarse con la ayuda de todas.

 

 

 

Adaptado de Raíces y alas Margaret Silf 2010

En el borde

 

Imaginad que estáis en el borde de un río ancho y tumultuoso. Además, sabéis bien, sin sombra de duda, que tenéis que atravesarlo, - y llegar imperativamente al otro lado. Desde la otra orilla a lo lejos vuestro destino os hace señales. Sin embargo, parece que sumergirse en el río lleva a una muerte cierta, mientras que quedar “del lado de la seguridad” es estancarse y, finalmente morir. Vosotras estáis de pie entre  el yunque y el martillo. ¿Existe un camino que va hacia delante sin llevar al desastre?

No son solamente cuestiones existenciales interesantes. Expresan lo que muchos sienten en el mundo actual, con sus elecciones aparentemente imposibles. Entre las palabras paradójicas de Jesús, se encuentra esta: “Quien pierde su vida la encontrará” ¿Qué significa esto, para vosotras que os mantenéis al borde de este río, dentro de la vida de la Congregación?

La historia continúa. Un día apareció en este lugar una piedra de vado, única pero sólida, la había aportado un extranjero que parecía bien intencionado. Con fe, vosotras comenzáis a andar tomando apoyo sobre esta piedra, en las corrientes rápidas del río. Después de haber esperado un momento en la confianza, llega otra piedra – después otra y otra, pero una a la vez solamente y siempre con un tiempo de espera entre cada piedra. Cada paso os aleja más de la seguridad de la orilla, sin garantía de que habrá realmente otra piedra. Sin embargo, confiando en quien aporta las piedras, continuáis avanzando.

Un día él se retrasa y os volvéis para ver lo que podría retrasarle. Entonces veis de dónde vienen las piedras que él ha aportado. Está demoliendo vuestra pequeña casa, agradable y confortable en la orilla. Verdaderamente, ahora no se puede retornar hacia atrás. Se trata de renunciar a lo que era ayer, para crear el mañana.

El Evangelio nos advierte que debemos esperar tales sacudidas y prepararnos a renunciar a lo que nos parecía ¡bien arreglado! No podemos imaginar en absoluto que nada sea un punto final. Necesitamos hacer esta travesía en la confianza, que es una de las huellas de nuestro camino espiritual. La confianza es el único puente a nuestra disposición para atravesar las aguas tumultuosas.

Pero la historia de las piedras de vado nos recuerda también que todo se construye y se transforma a partir de lo que ha pasado antes. Jesús decía: “Yo no he venido a abolir lo antiguo sino a cumplirlo” (y también) “Hay que poner el vino nuevo en odres nuevos”. Conservar una justa relación entre el hecho de respetar lo que ha sido y construir sobre ello, y al mismo tiempo arriesgar de nuevo, es un equilibrio delicado de mantener. Lo nuevo no será una cosa totalmente diferente, pero será mejor adaptado a la etapa de crecimiento siguiente. Sin embargo es probable que haya un desfase en el tiempo, en el que habrá experiencias y sentimientos de vulnerabilidad e inseguridad.

En nuestro mundo, nuestra Iglesia y en las congregaciones religiosas, hemos salido de algunas certitudes y estructuras sólidas que teníamos antes. Pero no vemos todavía lo nuevo. Tenemos la tentación de construir más defensas y apretar las cosas más que aflojar las riendas o de probar todas y cada una de las “respuestas” nuevas que se presentan, sin discriminación. Para avanzar entre estos extremos, el camino pasa por la utilización del discernimiento a fin de descubrir nuestra vida a través de las aguas enturbiadas por la incertidumbre. Nos hace falta mirar dónde vamos y reflexionar sobre lo que nos lleva verdaderamente hacia la vida.

Durante este tiempo, estamos en la orilla y nos preguntamos:

¿Qué es lo que más deseamos? ¿La pequeña casa bien establecida en el borde del río o las piedras de vado?

No podemos tener las dos, ya que las piedras de la casa son necesarias para crear el vado que atraviesa el río.

¿Qué significa el río para vosotras en el contexto de los temas de este encuentro? ¿qué umbrales específicos se encuentran delante de vosotras?  ¿Cómo os sentís ante ellos?

Atravesándolos, cómo os ayudará a vivir más plenamente y a llegar a ser en profundidad,  la Congregación que estáis destinadas a ser? ¿Qué os retiene?