Inicio > Noticias > 15/06/2015
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • Interesarse por las almas ha sido siempre el ideal de la suya, y no porque esté usted más sola, más triste, o que sienta más su debilidad, tiene que cambiarlo (SC 111)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Agosto 2018 >>
DomLunMarMieJueVieSab
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
SALIDA DE NUESTRAS HERMANAS DE LA RESIDENCIA DE ALCORCÓN
 
15/06/2015

SALIDA DE NUESTRAS HERMANAS DE LA RESIDENCIA DE ALCORCÓN


Alcorcón Junio 2015


El Domingo 31 de mayo, fiesta de la Santísima Trinidad,  tuvimos una oración de despedida a la que asistió toda la comunidad de Peñagrande. Fue un momento emotivo donde cada una pudo expresar los sentimientos que brotaban del corazón: profundo agradecimiento y plena confianza en la promesa del Señor, que recordábamos en el evangelio del día: “sabed que yo estoy con vosotras todos los días, hasta el fin del mundo.»  (Mt. 28, 20)

Como estaba previsto, los tres grupos de  hermanas destinadas a las comunidades enfermerías,  salieron del 1 al 5 de junio. Antes lo habían hecho las hermanas Carmen Salas  (Málaga) y Trinidad Martin (Vitoria).

Gracias a Dios todo ha ido bien, a pesar del incidente ocurrido el día 1, con el primer grupo cuyo destino era Pamplona.  Cuando las hermanas se dirigían al andén, acompañadas por dos personas del servicio de  “atendo” y Marc y Conchi, de la  empresa Montsarri, un ascensor de la estación quedó bloqueado durante 15 minutos.  Este incidente ocasionó la pérdida del tren.  Las hermanas tuvieron que esperar en Atocha hasta el siguiente tren directo que salía a las 7.30 de la tarde. Durante las horas de espera, fueron conducidas  a la sala VIP. Este es un espacio  diseñado para hacer la espera más cómoda y confortable antes de la salida del tren.  Allí las hermanas se encontraron en un ambiente relajado, atendidas con todo detalle y cariño por Marc y Conchi.

Los otros dos grupos viajaron sin problemas y con puntualidad. Las Hermanas que iban a Sevilla el día 3, fueron acompañadas por Marc y Chelo y las de Cerdanyola, el día 5, solo por Marc, ya que este grupo necesitaba menos ayuda.

Las hermanas fueron recibidas por las tres comunidades con gran júbilo y los ecos que nos llegaban expresan agradecimiento, alegría, esperanza.

La hermana Teresa de Santos – como ya se nos comunicó- fue conducida a la residencia de las Religiosas Josefinas Trinitarias, en Peñagrande.

Durante los últimos días vividos en Alcorcón, han sido muchas las personas que han desfilado para despedirse de las hermanas: enfermeras y enfermeros, auxiliares, limpiadoras, fisioterapeutas, psicólogas, médicos, sacerdotes de la parroquia, personas residentes cercanas y amigas etc.  Todos llevaban un mensaje de cariño y un lamento: “¡cuánto os vamos a extrañar!”.

Sin duda, la presencia de las hermanas durante estos años ha dejado la huella del carisma que nos habita. Esto nos colma de gozo y nos confirma como también en la ancianidad, en el dolor y en la enfermedad podemos ser evangelizadoras, portadoras de la ternura y el amor de Dios hacia todos los hombres y mujeres que nos rodean.

Un pequeño resto quedó en Alcorcón para la “operación recogida”. También en esta tarea nos ayudó nuestro buen Marc, al que llamamos con cariño “hermano reparador”.

Terminada la “operación recogida”, la H. Carmen Torromé salió para Benimamet y las .hermanas Irene P. de Mendiguren y Adoración Sánchez, para  Vitoria.

Con agradecimiento cerramos así una etapa en la vida de nuestra provincia, y comenzamos otra poniendo nuestra confianza en Dios, sabiendo que su presencia nos acompaña siempre.

“Haznos conscientes, Padre amoroso, de lo mucho recibido en nuestra existencia cotidiana: de las manos que nos cuidaron, de los hombros que soportaron nuestro peso y nos rescataron de nuestros abismos. Muéstranos también, Padre de huérfanos y solos, el don que hemos sido para tantos y tantas que acudieron a nosotros en busca de refugio. Y pon en nuestros labios, Padre bueno, aquel hermoso salmo que nos enseñó tu Hijo: Padre nuestro...”

C.Díaz Marcos, sj