Inicio > Noticias > 11/11/2015
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • “La cantidad de gente que viene aquí es algo increíble. Hay que verlo para creerlo y esto no hace sino crecer y embellecer” (SC 56)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Mayo 2018 >>
DomLunMarMieJueVieSab
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
LA AUTORIDAD AL SERVICIO DE LA COMUNIÓN Y LA MISIÓN Emili Turú, fms
 
11/11/2015

LA AUTORIDAD AL SERVICIO DE LA COMUNIÓN Y LA MISIÓN

Emili Turú, fms

Texto: http://www.confer.es/311/activos/texto/wcnfr_pdf_4706-rxalNkUZWPGU4FKp.pdf

10 de noviembre de 2015

¿De qué hablamos cuando hablamos de liderazgo?

Conversión de las actitudes personales

a)      Un servicio centrado en lo esencial.

Lo esencial para nosotros es Jesucristo, el testimonio del Evangelio según el carisma: por medio de esta fidelidad sostenemos a nuestros hermanos en su caminar hacia el Señor.

Somos llamados a vivir el discipulado como condición esencial e indispensable para desarrollar nuestra misión, conscientes de estar "en la encrucijada del don": todo lo que Dios nos ha dado por la fe, la vocación, el carisma estamos llamados a darlo a los demás...

Nuestro compromiso de vida consiste en identificarnos con Jesús, que puso a las personas en el centro, que fue misericordioso y tierno, que compartió palabras y gestos de profunda humanidad y perdón.

Podemos seguir actuando como Jesús solo si vivimos en profunda unión con él y contemplamos a las personas, las realidades de la creación con su mirada llena de benevolencia y de respeto.

b)     Un servicio que tiene su autoridad moral en la autenticidad.

Cada uno de nosotros está llamado a custodiar su libertad interior y ser él mismo, sin volvernos rígidos en las dinámicas del rol.

Nuestra credibilidad depende de la correspondencia entre palabras y gestos y la verdad de la vida.

Nuestro compromiso consiste en liberarnos de los signos mundanos del poder y del espíritu del mundo, dando testimonio de un estilo de vida sencillo, humilde y gozoso.

c)      Un servicio que se expresa con profunda humanidad.

Se nos invita a luchar con decisión contra la cultura del descarte que puede entrar también en nuestra vida, reconociendo y defendiendo los derechos fundamentales de toda persona; estamos llamados a tener el valor de expresar ternura, sobre todo hacia los más vulnerables; a reconocer nuestros pecados y límites; a no pretender tener siempre las respuestas para todo y para todos, sino más bien a buscar, con paciencia, la verdad junto con los hermanos.

 

Servir a la comunión: la alquimia de la pertenencia

Conversión de las relaciones

a)      Un servicio que sepa expresarse de forma sencilla y directa

Sentimos la importancia de usar un lenguaje actual; de escuchar mucho para aprender las palabras que los otros pueden entender; de cuidar la comunicación y su pedagogía, buscando y encontrando palabras que tengan sentido, que tocan el corazón de las personas, porque están cerca de su vida.

Un servicio que es un “caminar con los hermanos

Caminamos con los hermanos, como Jesús con los discípulos por el camino de Emaús:

·    ante ellos, para abrir el camino e indicar la meta, vislumbrando el horizonte con esperanza;

·    detrás de ellos, para ir al ritmo de los más débiles, preocupados de que nadie se pierda;

·    en medio de ellos, capaces de mezclarnos en el grupo, porque nosotros también estamos en camino, con nuestros cansancios y nuestras alegrías, con nuestros impulsos y nuestros pecados, en el compromiso común de fidelidad a la vocación.

c) Un servicio que busca la voluntad de Dios junto con los hermanos

Valoramos el discernimiento y la colegialidad para que crezca la comunión, creando y consolidando las estructuras necesarias para la participación, conscientes de que el discernimiento es un proceso que pide paciencia y tiempo, escucha y libertad interior, espíritu de fe y valor para asumir decisiones según la responsabilidad.

Servir a la misión: por una Iglesia excéntrica

Conversión de las perspectivas y del estilo de la misión

a)        Un servicio “profético”

En el conjunto de nuestras actitudes y de nuestras opciones tratamos de captar y hacer que se capten los signos que invitan al cambio, tratamos de expresar profecía, visión de futuro, cercanía a los pobres.

Estamos llamados a vivir y testimoniar de forma más visible, mediante nuestras opciones concretas, el signo de la fraternidad, que nos une, superando las tentaciones de clericalismo.

b)       Un servicio que tiene el valor de "salir y permitir salir”

Recogemos la invitación a ir a las periferias geográficas y existenciales, en una dinámica vital de "salida" por los caminos abiertos del Evangelio, en un permanente estado de misión, liberándonos de cualquier forma de rigidez institucional y auto-referente, para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. (EG 25).

c)        Un servicio que expresa y difunde la cultura del encuentro

Somos invitados a promover y testimoniar la “cultura del encuentro” como estilo de vida y de misión, con gestos de proximidad especialmente hacia los últimos, los débiles, los enfermos que en medio de nosotros son la carne de Cristo.

d)        Un servicio gozoso, portador de esperanza

Somos Estamos llamados a reavivar la esperanza de nuestros hermanos, a calentar los corazones, testimoniando valor para abrir caminos nuevos, en fidelidad creativa al carisma y a la osadía de los Fundadores.

No hay mayor libertad que la de dejarse llevar por el Espíritu, renunciar a calcularlo y controlarlo todo, y permitir que Él nos ilumine, nos guíe, nos oriente, nos impulse hacia donde Él quiera. (EG 280).