Inicio > Noticias > 29/01/2017
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • No dejéis ver que os absorbe alguna preocupación que os impide estar atenta a lo que os dicen; al contrario, compenetraos con la que os habla, identificándoos con sus pensamientos, sus luchas, sus sufrimientos, sus penas. (EE I. 19)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Abril 2017 >>
DomLunMarMieJueVieSab
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
DESCUBRIENDO MI VOCACIÓN A MARÍA REPARADORA
 
29/01/2017

 

DESCUBRIENDO MI VOCACIÓN A MARÍA REPARADORA

 

Yo me llamo Annette Beaudry.   Soy de la Región de Canadá.  El 23 de enero de 2017 celebré mis 100 años.  Con este motivo me preguntaron de qué manera pude descubrir la llamada de Dios para entrar en la congregación de las hermanas de María Reparadora.

Dándole vueltas a mis muchos recuerdos, esto es lo que puedo decir:

Dos de mis hermanos se fueron para entregarse al Señor en la vida religiosa. Sus partidas me hicieron reflexionar mucho. Yo me preguntaba cuál era el camino que el Señor quería para mí.

A la edad de 15 años, en mi parroquia se celebraban las “Cuarenta horas” y el Santísimo Sacramento quedaba expuesto todo este tiempo.  Yo fui con una amiga a hacer una hora de adoración y me quedé la hora entera de rodillas. Era mi primera experiencia en que disfrutaba de la Presencia de Dios.

Alrededor de mis 18 años hice una larga búsqueda para discernir en qué vida el Señor me dirigía.  Yo rezaba, pedía luz, para conocer la voluntad de Dios sobre mí.

Escuchando esta voz interior que nos habla en el silencio, yo sentía un deseo de reparación con María.  Me gustaba mucho la oración ante el Santísimo Sacramento expuesto. ¿Pero dónde descubrir lo que deseaba?... Lo encontré por una amiga, que había hecho unos ejercicios espirituales en María Reparadora, en Villa San-Lorenzo. Después de muchas preguntas, sentí que era exactamente en este lugar donde el Señor me llamaba.

Mi amiga me sugirió hacer unos ejercicios espirituales lo más pronto posible en María Reparadora: Era en junio. Tuve la alegría de ser aceptada en el noviciado. Entré el 8 de septiembre siguiente, fiesta de la natividad de la Virgen María.

Yo ya estaba en la cumbre de mi alegría de haber respondido « Si » al Señor.  Tenía la convicción de que me quedaría en la comunidad toda mi vida. Traté de responder siempre a lo que el Señor me pedía en la vida religiosa. Tuve penas y grandes alegrías, y fui feliz durante  toda mi vida.

Al final de una larga vida, que yo considero como un gran favor, quiero cantar el « Magnificat » con la Virgen, que lo cantó la primera.

Montréal, 23 de enero de 2017