Inicio > Noticias > 17/04/2017
WEB SMR
EJERCICIOS DE MES EN LA TERCERA PROBACIÓN
 
17/04/2017

EJERCICIOS DE MES

EN LA TERCERA PROBACIÓN

 

26 Febrero - 30 marzo 2017

 

 

El 26 de febrero el grupo de la tercera probación, nos dirigimos a la casa de Acogida y Espiritualidad “Enrico de Ossó”, de las Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús en Roma. En este bonito y acogedor lugar, íbamos a comenzar los ejercicios de mes acompañadas por las hermanas Denise Souci, Sofia Gorospe y María López de Carrizosa.

Salimos de nuestra casa de Roma con el corazón, por una parte, deseosos del encuentro con el Señor en esta experiencia especial de los ejercicios y por otra, medio nerviosillo por la conciencia de iniciar un momento nuevo y que se escapa de nuestras manos. Era momento de Dejar a Dios ser Dios y que Él haga en nosotras…

En la puerta quedaron las hermanas del Consejo, que con sus abrazos y sus sonrisas nos bendecían y nos aseguraban su cariño y oración. El mismo cariño que hemos sentido del resto de las hermanas que sabemos que en la distancia, rezaban por nosotras.

La casa donde hemos estado era amplia, con una capilla pequeña, que día a día se iba convirtiendo en un lugar muy entrañable. Un amplio jardín, lleno de árboles y plantas que pasaron de la desnudez de final del invierno al florecimiento de la primavera, proceso que fue acompañando nuestro propio camino, como bien recogió Chofi al final de ejercicios.

Tuvimos dos días de descanso, el primero al final de la primera semana y fuimos a visitar San Pablo Extramuros y el segundo, al final de la segunda semana, con una sorpresa muy especial: la visita a la capilla de La Storta, donde tuvimos una oración, pidiendo al Señor, como San Ignacio, la Gracia de que nos ponga junto a Su Hijo. Agradecemos mucho a las hermanas que nos facilitaron esta experiencia, y en ese preciso momento que coincidía con lo que estábamos viviendo en los ejercicios.

Los Padres de los Sagrados Corazones y los Padres Asuncionistas nos acompañaron con las celebraciones eucarísticas, de una manera muy cercana y muy inserta en el proceso del retiro.

En medio del silencio, gran compañero de este mes, nos acompañábamos las unas a las otras y pudimos experimentar que en el silencio, Dios hace emerger la comunión, porque saliendo de los ejercicios, nuestra relación es más fuerte, tenemos más temas que compartir y nos sentimos más unidas en este compromiso por el Reino, por la Congregación. Experimentamos una comunión que nace y se nutre de nuestra fuente común.

El día 30 de marzo terminamos el retiro, agradecidas a Dios por su Amor, por su misericordia y su fidelidad. Muy agradecidas a María, Denise y Chofi por su disponibilidad para estar a la escucha del Espíritu en cada una de nosotras, por su acogida y por su cariño de hermanas. Agradecidas a la Congregación que nos ha dado esta posibilidad, a las hermanas que han estado rezando por nosotras y a todas las personas que nos han ofrecido su servicio en estos días.

Terminamos también disponibles, haciendo nuestra, la oración de San Ignacio: “Tomad Señor y recibid….” , con esa disponibilidad profunda que solo la provoca el saberse amada incondicionalmente y el haber recibido todo gratuitamente.