Inicio > Noticias > 03/05/2017
WEB SMR
COMO EXPERIMENTÉ YO LA PRIMERA LLAMADA DEL SEÑOR Mª del Pilar Larios
 
03/05/2017

COMO EXPERIMENTÉ YO LA PRIMERA LLAMADA DEL SEÑOR

Mª del Pilar Larios


Era el 11 de junio de 1953. Yo iba a cumplir 17 años. Celebrábamos la novena del Sagrado Corazón de Jesús en mi parroquia de San Miguel, Segovia. Había una imagen de Jesús muy alta, con los brazos abiertos, presidiendo todo el templo. Predicaba el P. Laburu SJ y decía:

“Ante Jesucristo nadie puede permanecer indiferente; o se le ama con toda el alma, o se le odia”… y también: “Jesús nos decía: hij@ mi@, toma mi corazón…¿Quieres seguirme? Y seguía respondiendo (por el alma): te seguiré, Señor, porque te quiero, no me preguntes por qué”.

Yo sentí, en el fondo de mi corazón que, esas palabras, me las decía Jesús a mí. Desde aquél momento, salí de la iglesia muy contenta y convencida: “también yo tengo vocación”.

Era la 5ª de 9 hermanos que lo decía, (pero guardé silencio y hasta después de 5 años no pude realizarlo): El 10 de abril de 1958, más no pude esperar.

Mi hermana mayor se me adelantó y, cuando nadie lo esperaba, ingresó en las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. La segunda, que me llevaba 2 años, creo que sintió su vocación a María Reparadora antes que yo, ella me llevó a conocer a las Hermanas…Para mí, la dificultad mayor era decírselo a mi papá. A mamá se lo dije antes y le pedía que le hablara a él por mí. Ella me dijo: NO, TU TIENES QUE DECIRLE A PAPÁ.

Al fin, animada por los PP Jesuitas, las Hnas de María Reparadora y una Hija de la Caridad, me decidí y hablé con mi padre y me dijo rotundamente: NO (yo era menor de edad).

Los PP y las HH de Mª Reparadora me aconsejaron que “cuanto antes”. Tu juventud, recién estrenada ¿Para quién mejor que para Jesús y María?

No seguí los estudios de magisterio como mi hermana. Al terminar el bachiller elemental y la reválida, tenía ya 20 años, volví a hablar con papá y me repitió NO, ¡ayuda a tu madre, que buen trabajo tiene!. Yo pertenecía a la Acción Católica y en aquel tiempo se nos decía (o yo lo entendí así) que “el matrimonio era para los cristianos de 2ª división y yo quería ser de primera.

En mi familia, entre hermanos, continuamente hablábamos de VOCACIÓN, SEGUIR A JESÚS… incluso soñábamos con ir a América…4 de los hermanos, antes que yo, estudiaban carrera eclesiástica, 3 llegaron al sacerdocio.

PD. El menor de los 4, siendo seminarista, solo le faltaban 4 largos años de Teología, tenía 20 años y el Señor vino a recogerlo sobre las olas del mar. Se fue de preceptor de unos niños de familia, profundamente cristiana y al mes, allí el Señor lo encontró maduro para llevarle con él. ¡FIAT!