Inicio > Noticias > 07/07/2007
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • Jesús quiere estar a solas con el alma que ha escogido. (SC 274)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Octubre 2018 >>
DomLunMarMieJueVieSab
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
XXIII Capítulo General - 07 julio
 
07/07/2007
7 de julio 2007


Esta mañana en la oración, se nos entregó un globo terráqueo, a la vez que se nos invitó a que pasara de mano en mano e hiciéramos un gesto. Algunas lo abrazaron, otras lo apoyaron en su corazón, otras lo ofrecieron al Señor.

Estos gestos tan significativos hacia el mundo, nos invitaron de nuevo a interrogarnos:
¿Qué hacemos con tan gran amor?. A continuación la Hermana Euphrasie Razafielinoro, consejera general, presentó al Padre Jean Ilboudo de Burkina Faso, asistente general de la Compañía de Jesús para Africa y Madagascar. Su conferencia nos ha ayudado a profundizar más el tema del Capítulo.

Al pueblo africano, le gusta hablar en parábolas, por eso, el Padre Jean nos contó una parábola, inventada por un Padre jesuita indio: Un mendigo ciego, tenía en sus manos una pancarta que decía: “Soy ciego, tened piedad de mi” Un transeúnte, después de haber depositado en su sobrero unas monedas tomó el cartel en sus manos, le dio la vuelta y escribió: “Hace un día espléndido, pero no puedo verlo”. Inmediatamente, el sombrero del ciego comenzó a llenarse. Esta historieta, nos muestra con toda claridad, como puede cambiar nuestra vida, un mensaje positivo.

Como Hermanas de María Reparadora, tenemos conciencia de que el globo terráqueo
que hemos cogido, esta mañana, con tanta ternura en nuestras manos, representa nuestro mundo, que sufre los desastres ecológicos, la pobreza y toda clase de violencias. El Padre Jean, nos ha recordado que nuestra vocación reparadora nos llama a ser profetas y pioneras del siglo XXI , siendo mujeres de compasión, inflamadas del Amor de Dios.

El padre Jean, nos ha hablado con claridad de la gracia y el desafío que representa la multicultura de las Congregaciones internacionales, como la nuestra. Después de haber sido acompañadas todo el día por este Padre, nos esperaba por la noche un recreo, bien animado por nuestras Hermanas de Uganda, Kenia, Congo, Suecia, Holanda y Bélgica. Así , hemos experimentado nuestra comunión a lo largo de todo el día, tanto en los tiempos de trabajo como en el descanso.