Inicio > Qu hacemos ? > Proyectos SMR
WEB SMR
Follow us in FaceBook
Escuela del corazón 2017
Últimas novedades
Vocaciones Proyectos SMR

Orad con nosotras






    Clic aquí

PENSAMIENTO DEL DÍA
Madre María de Jesús
  • Mientras no llegueis al corazón de las almas que os son confiadas y no sientan que ocupan un lugar de una hija en vuestro corazón de madre, no tendréis ninguna influencia sobre ellas. (EE I 9)
Madre María de Jesús

Calendar
<< Marzo 2017 >>
DomLunMarMieJueVieSab
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Proyectos SMR
 

 

 

 

 

 

PROYETO DE VIVIENDA EN LA ENSENADA

"CONSTRUYENCO MI CASA, CONSTRUYO MI VIDA" 

2015 - 2016

La Ensenada, donde tenemos las Hermanas de María Reparadora una comunidad, está situada en las afueras de Lima, es una comunidad muy grande que se fue creando de personas que han venido del campo buscando mejores condiciones de vida. Muchas de ellas llegaron en la época del terrorismo en el Perú, huyendo de la violencia.

Hoy en día, es un barrio marginal, las condiciones de vida de la gente son difíciles: No hay trabajo y cuando lo hay es muy informal, muchas de las familias están formadas solo por la mamá y los hijos y las mujeres hacen un gran esfuerzo por sacar adelante el hogar, nos encontramos con muchos niños en situaciones de riesgo, etc…..

Una preocupación que las hermanas hemos sentido al convivir con la gente es el tema de la vivienda, sobre todo en las familias en situaciones más precarias. Hay muchas enfermedades, sobretodo en niños por no tener una vivienda en condiciones.

Nos animamos a emprender un proyecto para el apoyo en la construcción o en el arreglo de viviendas para familias que estén en condiciones de mayor pobreza. Algo fundamental para esto fue que contamos con la presencia de Manolo Vizcay, hermano de Rosa, que es el que lo lleva adelante.

Tenemos unos criterios para este apoyo y son: que se elija con prioridad a personas de la tercera edad que estén solas o no tengan apoyo familiar; a la mujer que viven con sus niños y luchan mucho y no tienen mayores ayudas y personas que tengan enfermedades que les imposibilite un trabajo.

Las familias dan un aporte. El que ellas puedan, a veces es con trabajo. La experiencia está siendo muy bonita, por un lado porque las personas a través de una vivienda más digna van teniendo también una vida mejor. Algunas personas están muy abandonadas y el sentir el cariño, la atención, el cuidado que se les ofrece a través del proyecto les hace sentirse realmente Hijos e Hijas de Dios. Más allá de la construcción, hay toda una experiencia de solidaridad, de preocupación por los hermanos y hermanas y de ocuparnos de las personas.

En la parroquia donde estamos insertas, se conoce el proyecto y la gente colabora. Hemos organizado un domingo de la solidaridad bajo el lema: “Construyendo mi casa, construyo mi vida”. Convocamos a jóvenes, mujeres, niños, a todo el que quisiera colaborar un domingo y trabajar en la construcción. El trabajo fue duro, pero los rostros contentos, agradecidos, el ambiente de fraternidad, la satisfacción que dejó el ayudar a otros valieron la pena.

Intentamos que este proyecto sea un signo del Reino aquí en la Ensenada, una experiencia de reparación en todo lo que él abarca. Desde el contacto con las personas, donde lo importante son las necesidades que ellos expresan y buscamos juntos como darle solución con el aporte de todos, hasta la manera de trabajar y de relacionarnos con las personas que trabajan. Esto es muy importante aquí, en un mundo donde el trabajo es un espacio de explotación y malos tratos. En el proyecto, tenemos claro que el trabajo dignifica a la persona por eso este es un espacio de trabajo digno, honrado, valorando lo que cada uno puede hacer, enseñando y potenciando a cada uno.

Quizás uno de los aportes que esta experiencia está dando aquí, en el entorno, sea el estilo de vida, la mística en definitiva que va detrás de las acciones que se realizan y están impregnadas de solidaridad, de respeto en los pequeños actos diarios, de valoración al que no se le valora, etc… y todo esto, nos lleva a decir que la experiencia de reparación se vive desde cualquier proyecto, acción, experiencia, porque es el fondo, lo que motiva los actos. Esto se concreta en la forma de tratar a quien trabaja, con la manera de relacionarse con los proveedores de materiales, con los vecinos a quienes hay que pedir luz o agua, en las actividades que se promueven para mover a la solidaridad, en la elección de las personas a ayudar, muchas de ellas personas marginadas, abandonadas a las que se les levanta y se les incorpora a la sociedad, como hacía Jesús con los marginados de su tiempo.

Agradecemos esta experiencia a través de la cual se hace posible la reparación.

VIDEOS DEL PROYECTO: EXPERIENCIA QUE EXPRESA CÓMO DIOS CONSTRUYE SU REINO DESDE LOS PEQUEÑOS GESTOS LLENOS DE TERNURA Y AMOR, QUE A TRAEN LA JUSTICIA REPARADORA. AGRADECEMOS AL GRUPO SIEMBRA DEL PERÚ QUE CON SUS LINDAS CANCIONES PONE CONTENIDO TEOLOGICO BIBLICO ENCARNADO A LO QUE SENTIMOS.

 

 

MÁS FOTOS