Page d'accueil > Nouvelles > 27/10/2008
WEB SMR
Información sobre la nueva casa de Triana (Sevilla) - España
 

Sevilla, EspañaLas hermanas Natalia Muñoz y Elisa Calderón con el Cardenal Arzobispo de Sevilla, al que visitan el 26 de marzo del 2008 para solicitar de él la autorización de residencia de la nueva comunidad, en su diócesis.

Los comienzos

Después de unos meses de reformas en la vivienda, al fin llegó el día de la mudanza. Un camión transportó nuestros enseres procedentes de la casa de Jerez de la Frontera. Es el día 15 del mes de julio y el ardor del sol sevillano cae con toda fuerza sobre nuestras sudorosas personas. El termómetro ambiental que se divisa desde la terraza, marca 43º C. Más que el peso del calor nos cuesta dejar nuestra anterior comunidad en el barrio de Torresoto de Jerez, donde hemos pasados tantos años y donde hemos dejado, a pesar nuestro, a tan buenos amigos. Pero la vida cambia, y tanto las circunstancias físicas como son: el envejecimiento, las condiciones precarias de la vivienda, la disminución del personal así como también, las pastorales tales como el trabajo de una de nuestras hermanas en el Arzobispado de Sevilla y en el Centro de Estudios Teológicos de la ciudad, determinaron el cierre de Jerez y la apertura de una segunda casa, ésta de las llamadas de inserción en Sevilla.

Sevilla, España

Cuadro hecho en cerámica y enmarcado,
regalo de la comunidad parroquial de Torresoto (Jerez),
a las hermanas en su despedida del barrio.

Inscripción:

“Amarle y hacerle amar, Conocerlo y hacerlo conocer Adorarlo y hacerle adorar. (Ideal de las comunidades de María Reparadora)”.
 “Después de muchos años compartiendo vuestro ideal con esta comunidad parroquial de “La Inmaculada”,  de Jerez (Cádiz), en los barrios de Torresoto e Hijuela de las Coles. Os queremos agradecer no sólo el compartir, sino haber dejado vuestra vida, desvelos y afanes, aquí con nosotros y el haber hecho presente a Cristo con vuestro reparador estilo de vida.”
Jerez, 28 de junio del 2008. En el día de vuestro ¡hasta luego!.”

Por tanto nuestra mínima comunidad compuesta por dos hermanas, en espera de la llegada de algunas más, se trasladan a una vivienda piso bajo, de una urbanización  situada en uno de los barrios más castizos y antiguos de Sevilla, Triana, al otro lado del río Guadalquivir  y fundada por Trajano, el emperador romano nacido en Itálica. Este lugar ha sido cuna de inmejorables toreros, cantaoras, tonadilleras y folclóricas, de personajes tan simbólicos como Rodrigo de Triana, el primero en avistar América, que le han hecho célebre más allá de las fronteras nacionales. Es así mismo famoso por sus gentes abiertas, alegres y comunicativas al mismo tiempo que profundas, con esa sabiduría que se transmite de generación en generación y que nace de la experiencia de una vida que no siempre ha sido fácil, expresando sus sentimientos con el cante por soleares y el rasgueo de la guitarra. Triana, se puede decir que es, la hermana sencilla y popular de la señorial Sevilla.

Las primeras semanas nos acogieron con todo cariño, tanto la superiora, Natalia Muñoz, como todas las hermanas sin excepción, de la comunidad de nuestra casa de Sevilla en la c/ Santa Clara, facilitándonos cuanto necesitábamos para conseguir que nuestro nuevo hogar sea un lugar habitable, tarea nada fácil cuando nos encontramos todo revuelto y desorganizado con la necesidad de situar muebles y enseres de diversa índole, abrir maletas y cajas y más cajas de libros, horadar paredes para colgar, etc. Nunca parecía que íbamos a concluir nuestro trabajo, pero poco a poco lo fuimos consiguiendo gracias a la eficaz ayuda de nuestras hermanas María Sanchez y Pilar Martínez de la comunidad de Táliga, Teresa Drake de la de Córdoba, Mª Teresa Tejera de Sevilla y hasta de Mª Angeles Catena que se desplazó desde Madrid. Todas ellas se fueron sucediendo con el deseo de echarnos una mano. Desde aquí queremos expresarles por su servicio, nuestro agradecimiento.


El día 11 de agosto, con la casa ya “puesta”, nos marchamos a hacer los Ejercicios Espirituales en Segovia para volver el día 21 a Sevilla, ya por fin, a nuestra casa de Triana.


Y aquí estamos, ensayando nuevos caminos y tratando cada día de descubrir cómo ser reparadora en el nuevo contexto y en las nuevas circunstancias en las que nos encontramos.

“Dios no se muda” decía la santa de Ávila, nosotras sí, pero su presencia permanece y su causa continúa y nosotras tenemos ilusión y Esperanza, una Esperanza que quiere asemejarse a la de María, la que da nombre a nuestra comunidad y, ¿casualidad? ¿providencia? también a nuestra urbanización.
Desde aquí os invitamos a todas las hermanas a que vengáis a visitarnos, cosa que si llegue a realizarse como esperamos, nos dará mucha alegría.

Comunidad de Sevilla - Triana

Sevilla, España

Vista de Triana
al otro lado del
puente que lleva
su nombre.

Información sobre la nueva casa de Triana (Sevilla) - España

Una vista del salón
comedor de la casa

Información sobre la nueva casa de Triana (Sevilla) - España Y de nuestra
capilla